Biocompuestos ahora ayudan a sanar huesos fracturados

BOLETÍN No. 42
A Sandra Arce Guerrero la idea de que un hueso fracturado o enfermo pueda regenerase a partir de compuestos naturales no le parece descabellada. Incluso esa idea ha obsesionado a esta estudiante de Maestría en Ingeniería con énfasis en Ingeniería Mecánica, quien ahora adelanta una investigación sobre los biocompuestos que ayuden a mejorar las condiciones de huesos que se hayan fracturado o enfermado, bajo la dirección del Profesor Jaime Sánchez. Según explica, el proyecto consiste en la obtención de un Biocompuesto a partir de una matriz cerámica (Fosfato tricálcico) y un polímero (Quitosano), cuyo fin es su utilización como substituto o relleno del hueso fracturado. Después de realizadas diferentes proporciones de mezcla hasta obtener el producto que cumpliera con unos requisitos de pH, resistencia y cohesión, se realizaron los primeros experimentos en conejos y los resultados hasta el momento han sido satisfactorios.

Si bien no todos los biocompuestos cumplen con las exigencias para regeneración de los huesos afectados, sí son más adecuados que otros compuestos. De acuerdo a experiencias previas, la fabricación de hueso para injerto, ya sea del propio paciente, de cadáver o de animal, que funcione como prótesis del hueso perdido o enfermo, presentan diferentes inconvenientes, entre los cuales se pueden mencionar la dificultad en la obtención del material, los altos riesgos en el proceso de cirugía o, incluso, la posible transmisión de enfermedades como VIH o Hepatitis. Con los biocompuestos estos problemas no se presentan o se minimizan al máximo.

Los primeros en beneficiarse de esta investigación son las personas que hayan perdido o fracturado sus huesos por accidentes, enfermedades o tumoraciones, quienes podrán acceder a un tratamiento de regeneración ósea no sólo más efectivo y de mejor calidad, sino también más económico. Sandra Arce, de igual manera, es enfática al manifestar que esta exploración también será de gran utilidad para la comunidad científica en general, pues los resultados obtenidos en este proyecto enriquecerán la experiencia de otros grupos que tanto en Colombia como en otros países se realizan en este mismo campo.
Ahora Arce espera que este proyecto siga obteniendo resultados provechosos, para así avanzar a otros niveles de la investigación, estandarizar los procesos, realizar nuevas pruebas biológicas y convertir esta obsesión en una alternativa real para las personas con huesos afectados.

Comentarios

Entradas populares