Nuevo doctor destaca la importancia de la alianza entre facultades


Luis Javier Martínez tiene 30 años,    es ingeniero biomédico graduado en Estados Unidos, miembro del Grupo de Investigación en Alta Tensión y  acaba de realizar la sustentación doctoral en la Escuela de Ingeniería Eléctrica y Electrónica de la Universidad del Valle.

Su tema de investigación consiste en un desarrollo experimental realizado durante el estudio e implementación de la integración de un bioreactor Couette-Taylor para cultivo celular acoplado con bobinas Helmholtz externas para estimulación magnética. El estudio busca recrear condiciones ambientales que permitan el crecimiento de tejido celular en tres dimensiones bajo condiciones ideales, mientras son irradiadas con campos electromagnéticos (CEM).

Este estudio fue realizado en una alianza entre las Facultades de Ingeniería y Salud de la Universidad del Valle y asegura Luis Javier que esta cooperación ha sido un trabajo interdisciplinario muy interesante y productivo que le permitió nutrirse de ambos campos del conocimiento y poder navegar entre ellos gracias a su formación como ingeniero biomédico.

De acuerdo con el investigador, “los experimentos nos permiten mejorar los modelos existentes que explican los efectos de CEMs sobre tejido celular, a través de la comparación de tasas de crecimiento de fibroblastos de piel humana normales (FPHN) bajo condiciones ambientales con las tasas de cultivos que fueron irradiados con CEMs”.

“Nos interesaba centrarnos en los efectos de estimulación de los campos electromagnéticos en el crecimiento celular, ver las diferencias, los desarrollos y comportamientos de los tejidos de piel” explica Luis Javier quien además agrega que una de las líneas de trabajo que se ha explorado en esta investigación busca evaluar cómo afectan los dispositivos a las personas.

“Todos estamos en contacto con dispositivos como celulares, computadores, redes de wi-fi. Donde estés, encuentras equipos en uso, redes inalámbricas y aunque no los estés usando directamente, de todas formas estas en contacto con ellos, así que nos interesa mucho observar como los campos electromagnéticos generan diversos efectos que pueden o no ser beneficiosos”, complementa.

El investigador explica además que este tipo de estudios pueden contribuir a mediano y largo plazo a la generación de herramientas de diagnóstico y tratamiento en el campo de la medicina.

Para Luis Javier uno de los retos más grandes durante su proceso de formación doctoral en Univalle fue acoplar dos saberes como los de la  salud y la ingeniería.
“Aunque es difícil hablar con ingenieros en términos médicos o con médicos en términos de ingeniería, una de las apuestas de mis tutores durante el doctorado fue que con mi formación en pregrado pudiera comunicarme bien en ambos medios. Fue muy importante ese enlace entre las dos facultades y también fue muy importante conformar un equipo de trabajo sintonizado y dispuesto”, asegura.

En cuanto a las proyecciones, luego de la sustentación doctoral, Luis Javier cuenta que además de la publicación de los resultados se pretende continuar con el proyecto para desarrollar nuevos prototipos y a mediano plazo trabajar por la creación de un centro de investigación biomédica desde la Universidad del Valle.

Comentarios

Entradas populares