Investigadores mejoran el perfil del café con sensores económicos para controlar el secado


Los pequeños productores de Colombia podrán obtener un mayor precio por su café al contar con un mejor método para secar su cosecha, gracias al trabajo de investigadores de la Sede Caicedonia de la Universidad del Valle (Univalle).

En 2020, Colombia exportó 2.540 millones de dólares en café, convirtiéndose en el cuarto mayor exportador de café en el mundo, pero 96% son pequeños productores, es decir, en promedio tienen 1,3 hectáreas, según cifras de la Federación Nacional de Cafeteros de Colombia.

El profesor Esteban Largo Ávila, ingeniero agrícola, investigador y docente de la Sede Caicedonia dijo que para estos productores, la mayor dificultad se presenta cuando secan su cosecha en el sol, por las condiciones climáticas caracterizadas en épocas lluviosas: pocas horas de brillo solar y alta nubosidad.

“Si el secado se realiza en menor tiempo, los compuestos químicos del café se retienen, lo que refleja características más positivas en la taza”, explicó el profesor Largo.

Por esta razón, el profesor Largo trabajó con el profesor Carlos Carlos Hernán Suárez Rodríguez (también de la Sede Caicedonia), para desarrollar un prototipo de un secador con sensores económicos que permite el control de la temperatura del aire al interior del secador permitiendo una precisión de 1 a 1.5 grados del deseado. Los resultados del proyecto fueron publicados en un estudio llamado “Efecto del secado mecánico en la calidad en taza del café especial producido en Caicedonia y Sevilla (Valle del Cauca)

 Foto: Proceso de tueste del café. Crédito: Esteban Largo

Hacia un mejor café

Desde el año 2019, la Sede Caicedonia de Univalle se ha enfocado en la investigación sobre las etapas de fermentación, secado y tueste de Cafés Especiales, para ayudar a los pequeños caficultores de los municipios de Caicedonia y Sevilla en el Norte del Valle de Cauca. “Los cafés especiales aportan las necesidades que tienen estas familias, pero estamos hablando de microlotes: kilogramos o libras de café con características específicas con un perfil sensorial diferenciado que puede lograr un mejor precio”, manifestó el profesor Largo, añadiendo que en 2022 la sede abrió Roast Lab Univalle, con el fin de profundizar esta investigación y proveer servicios de extensión y análisis de café a los caficultores de la región.

El profesor Carlos Hernán Suárez Rodríguez, ingeniero de sistemas, docente de la sede de Caicedonia y coinvestigador del proyecto explicó que existen muchas posibilidades a partir de plataformas de creación electrónica de código abierto, las cuales pueden ser asequibles para los pequeños productores.

"Si no podemos medir variables, no es posible tener un control de estas", dijo el profesor Suárez, añadiendo que los investigadores utilizaron Arduino, una plataforma electrónica de código abierto basada en hardware y software de fácil uso.

“La instrumentación del prototipo es muy económica, por ejemplo, un sensor de temperatura costó 8000 pesos colombianos, (menos que dos dólares estadounidenses), adicionalmente se desarrolló un software que está al alcance financiero de los caficultores”, planteó el profesor Suárez.



 Foto: Secado solar en marquesina. Crédito: Esteban Largo

Los beneficios a los caficultores

Los municipios de Caicedonia y Sevilla son conocidos por la producción de café, especialmente de Cafés Especiales (CE): el municipio de Caicedonia cuenta con 3612.24 hectáreas sembradas en café, con más de 508 caficultores; y el municipio de Sevilla tiene un área en café de 7.594 hectáreas.

Alejandro Macias, un caficultor nacido y criado en el municipio de Caicedonia, Valle del Cauca, dijo que la colaboración entre investigadores y caficultores ya produjo resultados.

“Con la Universidad del Valle y con el docente Esteban Largo se han adelantado procesos de investigación, en general, en todo lo que es la parte del mejoramiento de la calidad en taza y los descriptores de café", manifestó Macias, añadiendo que el mejoramiento fue por medio de secado y de algunas condiciones que se pueden medir después de que se termina el secado del cafe.

“Finalmente el proyecto es para que el caficultor en general, mejore no solamente la calidad en taza, sino que se vea reflejado en el precio de venta y le permite a los caficultores tener unas mejores condiciones para que su cultivo y su vivir se den en un forma más fácil y más justa”, planteó Macias.

Leer más de las sedes regionales: ¿Por qué los mexicanos tendrán mejor conocimiento de interacción humano-computador que los colombianos? (Sede Tuluá) 

Foto: La sede regional de la Universidad del Valle en Caicedonia. Crédito: La Universidad del Valle.

Sede Caicedonia

A través del sistema de regionalización, desde junio 26 del año de 1986, se encuentra las instalaciones para el funcionamiento de una Sede de la Universidad del Valle, que fundamentalmente alberga estudiantes del nororiente del Valle, es decir, de los municipios de Caicedonia y Sevilla, igualmente se ha contado con estudiantes provenientes del departamento del Quindío, de los municipios de Armenia, Calarcá, Circasia, Génova, Pijao, Barragán y otras poblaciones.

Se ofrecen programas académicos en Tecnología Agroambiental y Tecnología en Desarrollo de Software, entre otros. El profesor Largo dijo que la ubicación de la sede regional es una gran ayuda a los investigadores.

“La región es como un laboratorio natural: a 5 minutos de distancia de la sede (de Caicedonia) , podemos encontrar fincas de café con muchas variedades”, comentó el profesor Largo.

Si le gustaría contactar a los investigadores o conocer más sobre los proyectos, escriba a la Oficina de Comunicaciones Facultad de Ingeniería: comunicaingenieria(arroba)correounivalle.edu.co.

Foto de la portada: La interfaz para control del sistema de secado. Crédito: Esteban Largo

Comentarios

Entradas populares de este blog

Estudiante de Ingeniería Eléctrica destacado en su práctica en ECOPETROL

Investigadoras Estudian la “Ecología Política” de la Contaminación con Mercurio de la Minería Artesanal de Oro

¿Cómo un tratamiento basado en microalgas puede eliminar fármacos en agua residuales?